Base:
150 gr. de galletitas de bajo tenor graso
40 gr. de manteca light.
4 cucharadas de avena arrollada fina
Relleno:
700 gr. de queso untable descremado
3 cucharadas de edulcorante granulado
Ralladura y jugo de 1 limón
14 gr. de gelatina sin sabor (2 sobres)
3 claras
Salsa:
100 gr de frutillas
1 sobre de gelatina sin sabor
Edulcorante a gusto

Preparación
Unir las galletitas trituradas con la avena y la margarina a temperatura ambiente. Acomodar la mezcla en un molde desmontable de 20 cm de diámetro y reservarla en la heladera.

Mezclar el queso con el edulcorante y perfumarlo con la ralladura de limón.
Hidratar la gelatina con el jugo de limón, calentarla en el microondas durante 30 segundos y agregarla al queso. Revolver nuevamente. Batir las claras a nieve e incorporarlas a la preparación con movimientos suaves.
Verter la mezcla sobre la base y refrigerar todo durante 3 horas, como mínimo.

Procesar las frutillas con la gelatina hidratada. Agregar la cantidad de deseada de edulcorante y colar la mezcla para eliminar las semillas.
Retirar y desmoldar el cheese cake.

Cubrirlo con la salsa de frutillas y decorarlo a gusto con frutos del bosque.