La luz solar
Todas las maderas que estén en el exterior orientadas hacia el sol (al sur o al oeste) y no tengan ningún tratamiento de protección se irán descoloriendo y acabarán de un color grisaceo. Para evitarlo les tendremos que aplicar un tratamiento de protección tintada cuyos pigmentos harán de filtro solar.

Mohos y hongos
Los hongos y el moho son bacterias que aparecen en la superficie de la madera. Para evitar su crecimiento y profileración aplicaremos un tratamiento fungicida. La bacteria más conocida es el merlurio.

Los insectos
La madera sirve como lugar de refugio para insectos que se reproducen en ella ya que las larvas encuentran los nutrientes y la protección ideal. Para elimnarlos existen diversos productos preventivos o curativos contra los gusanos de la madera.

Las rendijas
Las uniones de la madera con la albañilería deben sellarse evitando que se introduzca la suciedad y la humedad en su interior. En caso contrario con el paso del tiempo la madera se vería gravemente perjudicada. Para tapar las rendijas utilizaremos una masilla elástica de poliuretano (PU).

La humedad
El agua y la humedad es un factor muy negativo para la madera tanto provenga del exterior (lluvia, niebla o nieve) como del interior (condensación).