Curl

El curl en todas sus variantes es el ejercicio por excelencia para trabajar el bíceps.

Posición inicial:

1. De pie, con las piernas separadas a la anchura de los hombros (o con un pie más adelantado que el otro para mantener más relajada la espalda). La espalda debe estar recta.
2. Sujetar la barra con la anchura de los hombros y los brazos bien pegados al cuerpo, los codos ligeramente doblados. Durante todo el ejercicio el húmero debe estar perpendicular a suelo.

Movimiento:

1. Con los codos pegados al cuerpo, doblar el brazo contrayendo los bíceps hasta que los antebrazos estén paralelos al suelo o hasta lograr la máxima contracción (son dos trabajos diferentes), mientras se inhala.
2. Lentamente, volver a la posición inicial, expulsando el aire de los pulmones.
3. Repetir.

Consideraciones:

1. En este ejercicio es fundamental que los codos estén continuamente pegados al cuerpo y que el movimiento se realice contrayendo los bíceps.
2. Evitar ayudarse tirando de la espalda para prevenir lesiones.

Variaciones:

1. Curl con mancuernas: el movimiento es el mismo, pero las mancuernas se sitúan inicialmente pegadas a la pierna por su parte lateral. Con los codos pegados, se suben contrayendo el bíceps, mientras se gira la muñeca tratando de dejar el meñique lo más cerca del cuerpo posible. Esta rotación de la muñeca es fundamental en este ejercicio. Se puede hacer con las dos mancuernas a la vez o alternando brazos.
2. Curl con polea: el mismo movimiento pero la barra se engancha a una polea baja.