2 huevos batidos
10 cucharadas de azúcar
1 cáscara de limón
10 cucharadas de aceite de oliva desahumado
10 cucharadas de zumo de naranja
1 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de canela molida
Raspadura de limón, aceite y azúcar

Se ponen en una fuente lo huevos, el azúcar, el aceite desahumado, el zumo de naranja, la raspadura de limón, el bicarbonato y la canela molida y se bate bien todo. Despes se añade la harina que admita y se amasa bien para que se la pueda trabajar. Se da forma a las rosquillas, se fríen en abundante aceite y se escurren en papel de cocina. Todavía calientes, se rebozan en azúcar.