Cómo darle la forma correcta al arco que enmarca la mirada y conseguir la expresión del rostro más bella.

Ocupan un lugar de honor dentro del rostro y su mantenimiento se ha convertido en una inquietud muy popular. Parte del mérito lo tienen las modelos y actrices que, al ser observadas, muestran como hay un antes y un después de haberle dado la forma adecuada a sus cejas. Y es que son determinantes para encontrar el camino perfecto y poder obtener el mejor partido de la cara.
Tengan la forma que sea, todas las cejas son elementos importantes que definen la expresión en el rostro. Si tienes la suerte de que solo te sobran unos cuantos pelos, es suficiente con disponer de algún tiempo y bastante paciencia para ir depilando pelo por pelo con una simple pinza.
Sin embargo no es así en la mayoría de los casos: cejas alborotadas, sin forma, con exceso de pelo, es lo más común ¿qué hacer? Pues desde luego pedir cita para que te atienda un profesional es el mejor consejo porque si no tienes experiencia, normalmente, se mete la pata. Mejor es aprender como lo hace el experto y luego dar el paso de hacérselo una misma siguiendo las pautas aprendidas.

A la moda
Lógicamente en algunos casos es difícil llevar las cejas a la última moda porque cuando son finas, delgadas y escasas no permiten el trabajo de depilación, pero si se pueden repoblar y alargar por medio de la micropigmentación que puede hacer mucho por las cejas a través de la descarga de pigmentos.
La tendencia actual exige que, de ninguna manera, se lleven finas, largas y continuas. Siempre atendiendo a la personalización.

En casa
Hace falta la pinza y una tijera de cejas.
Ten presente que mejor quedarse corta que extralimitarse a la hora de arrancarlas.
Poder utilizar una plantilla que ya tiene el dibujo que has de seguir es conveniente. Pero si no la tienes limpia el arco siguiendo su forma natural.

Ayúdate con un lápiz de cejas
Peina las cejas y elimina los pelos que están fuera del arco normal.
Una buena idea es dividir de forma imaginaria las cejas en 4 partes. Las tres primeras desde la aleta de la nariz van hacia arriba y otra hacia abajo.
En las primeras sesiones no te depiles por encima del arco superior. Limita la acción al pelo que haya entre el párpado y la ceja. Si no se tiene maña es comprensible que al hacerlo sin experiencia pueda modificarse la expresión facial.
Si tienes el pelo es muy largo y las cejas son gruesas se pueden recortar usando la tijera. Para recortarlos se peinan a contrapelo con un pequeño peine y se van cortando los más largos hasta darle la medida correspondiente.
Cuando hay un fallo y aparezcan algunos huequitos se puede rellenar con un lápiz de cejas para que no se note la calva hasta que nazca el nuevo vello.
Si aparecen rojeces se puede aplicar frío para que desaparezca y evitar que la zona se irrite o se hinche.

Una ancestral técnica hindú denominada Threading
Una nueva forma que ha aparecido para depilar no solo las cejas si no todo el cuerpo está basada en una ancestral técnica hindú denominada Threading que ya se realiza en selectos salones de belleza y luego, si la aprendes, puedes hacértela en casa.
El proceso consiste en remover el vello desde la raíz atrapado con un hilo que lo retuerce y estira hacia el filamento hasta ser totalmente arrancado desde la raíz.
Ver trabajar a las profesionales del Threading es todo un placer porque el menos de media hora depilan cejas, labio superior y patillas.
El secreto está en el manejo del hilo que mueven con los dedos a una velocidad endiablada.