El objetivo principal de las dietas en cardiopatías consiste en reducir el peso y en disminuír el nivel de colesterol principalmente. Interesa conseguir una estabilidad tras la realización de la dieta. La teoría de Bennet explica el fenómeno del punto estable: el cuerpo “memoriza” el nivel de grasas que logra acumular y cuando advierte que han descendido, procura retornar a su nivel inicial. Otro de los mitos extendidos es pensar que con la restricción a unos pocos alimentos se consiguen resultados efectivos. Estas dietas se basan en combinaciones de escasos alimentos que acaban resultando insulsos, monótonos y por tanto, se abandonan.
Otra razón que induce a seguir una dieta es el “boca a boca”. Una hermana, un compañero de trabajo han obtenido excelentes resultados con cierta dieta milagrosa o que el médico les ha preescrito. Como cada cuerpo es diferente, esta dieta termina siendo inútil para otras personas. Para que la dieta no fracase hay que personalizarla, por lo que deben tenerse en cuenta el peso, edad, complexión, sexo y estatura. Además se han de valorar aproximadamente las calorías que se queman según la actividad de cada persona. No debemos confundir el concepto de dieta con los regímenes de adelgazamiento. La dieta es más que un régimen. Significa establecer unos hábitos saludables de forma duradera a largo plazo. Existen diferentes variables que ayudan a valorar la idoneidad y corrección de una dieta:

• Equilibrio: Una dieta tendrá los nutrientes necesarios en la proporción adecuada (60 % HdC, 25% grasas y 15% proteínas)
• La monotonía es uno de los principales enemigos de las dietas, y en las de adelgazamiento, una de las causas más importantes de abandono.
• Eficacia en la reducción de peso: no es nuestro principal objetivo pero si pretende adelgazar es importante considerar diversos factores.
• Tolerancia: Las peculiaridades de cada sujeto son básicas a la hora de decidirse por una u otra dieta. Sea cual sea la que elija, es importante que atienda a los siguientes consejos generales:
-No consuma excesivos alimentos desnaturalizados.
-Evite el consumo de sal y sustitúyala por sustancias o hierbas aromáticas.
-Disminuya la ingestión de grasas, especialmente las saturadas.
-Consuma gran cantidad de fibra para evitar el estreñimiento.
-Consuma mucha fruta y verduras frescas ya que contienen gran cantidad de minerales, vitaminas y fibra.
-Evite el alcohol
-Haga ejercicio físico porque así acelerará el proceso de combustión de energía calórica y evitará la flacidez