Slogan Del Zen Místico
Directamente apuntado a la luz Budica
Viendo la esencia de la existencia
Y por lo tanto iluminándose,
Esta es la obscura transmisión fuera
De la confusión del exégesis de las escrituras.

La Enseñanza Esencial
Antes de intentar la practica de la Meditación del Zen Místico (de aquí en adelante
MZM) es primero necesario tener un entendimiento rudimentario de la verdadera enseñanza del Buda.

Para comenzar vamos a decir que es importante entender que el Budismo no le impone ningún dogma a sus adeptos. No hay nada que debamos creer ciegamente ya que, ultimadamente, lo que el Buda enseña se puede atestiguar objetivamente por nosotros mismos. Este estado, es importante notar, es algo objetivo. Un ejemplo adecuado seria la verificación de la presencia de la gravedad al dejar caer un objeto sobre el suelo. De la misma forma, descubrir lo que el Buda descubrió es revelar un principio universal como la gravedad el cual también puede ser verificado.

Aunque al principio puede que veamos las ideas del Buda, en algunos casos, como subjetivas e incomprensibles, sin embargo, él da a entender que cualquiera puede ver y verificar la verdad por ellos mismos. Pues ultimadamente la luz de la vida la cual Buda descubrió alrededor de dos mil quinientos años atrás aun puede ser encontrada dentro de cada uno de nosotros.

Específicamente, ¿qué es lo que esto significa? Significa que el principio de animación el cual mueve mi cuerpo, y el cual el Zen Místico llama luz Budica, es como una luz, pero completamente invisible. Más importante aun, mientras mueve el cuerpo es libre de la corrupción del cuerpo y su eventual muerte.

Puesto que al Buda se le refiere como el traedor de luz, el camino hacia la localidad de la luz Budica, en cualquier momento dado, esta abierto o bloqueado. La abertura del camino, de hecho, depende de la abertura del adepto mismo y de su falta de confusión. El camino también depende de la actitud del adepto con respecto a los efectos de su karma previo, la cual es el presente cuerpo que se dice llamar karma viejo.

Este karma viejo es un adversario poderoso el cual no se puede vencer fácilmente si uno va a consumar el camino exitosamente. De que el adepto encuentre la luz Budica o no dependerá mas o menos de cómo cada adepto maneje el temperamento de su presente cuerpo físico y también de cómo maneje las varias ilusiones asociadas al cuerpo. Si el adepto es capaz de viajar exitosamente a través de las poderosas incitaciones de seguir al mundo condicionado del cual su cuerpo es heredero, la confusión e ignorancia del adepto se disminuirán en proporción.