Es bastante sencillo construir una radio como las que utilizaban nuestros abuelos (o bisabuelos!) a principios del siglo XX. Aquellas eran las “radios a galena”, que utilizaban un trocito de galena (que es un mineral de azufre y plomo) para detectar las señales. Claro que tenían el inconveniente de ser radios para uno solo, ya que había que escuchar con auriculares. Además, las estaciones tenían que estar cerca, digamos a una distancia no mayor de 40 Km.

Las partes principales que necesitaremos para armar nuestra radio serán: una bobina, un diodo detector, los auriculares, la antena y la conexión a tierra. Vayamos por partes:

• La bobina: sobre un trozo de tubo de cartón de 4 o 5 cm. de diámetro y 10 o 15 cm. de largo enrollemos unas 120 vueltas (bien juntas pero no encimadas) de alambre de cobre aislado de más o menos 0,3 mm. de grosor, que podemos sacar de algún transformador o motor en desuso.
• El detector: la antigua galena se reemplaza por un diodo 1N60, que habrá que comprar en algún negocio de electrónica (son muy baratos).
• Los auriculares: los mejores son aquellos antiguos de alta impedancia (alta resistencia al paso de la corriente). Los que se usan actualmente para los “walkman”, etc., también pueden servir, pero el sonido será más tenue.
• La antena: esta es una parte muy importante porque es la encargada de recoger la señal de radio y la energía necesaria para hacer funcionar nuestro receptor. Puede ser un cable común de instalación eléctrica con una longitud de 5 a 20 metros, extendido lo más alto posible, con los extremos bien aislados mediante algún soporte de plástico o vidrio, y con uno de los extremos conectado a nuestro receptor.
• La conexión a tierra: (muy importante!). Puede ser un alambre de cobre bien limpio conectado a un caño de agua fría de la casa ( siempre que la cañería no sea de plástico!), o conectado a una barra metálica enterrada 0,5 a 1 m. en el jardín.

Teniendo cuidado de limpiar muy bien los cables que vamos a unir con lija fina o con ayuda de un cuchillo, cortaplumas, etc., armamos nuestro receptor sobre una tablita como se indica en la figura.

Si todo anduvo bien y existe alguna estación de AM en las cercanías (no, con las estaciones de FM no funciona…) y la antena es suficiente, deberíamos escuchar algo en los auriculares. Es posible que en las ciudades grandes se escuchen dos o más estaciones superpuestas. Para separarlas y sintonizar nuestro receptor, deberá agregarse un condensador variable, conectado donde aparecen las líneas cortadas en la figura. Para conseguir este condensador, habrá que recurrir al electrónico del barrio y/o desarmar alguna radio vieja que ya no funcione.