Un armario empotrado es un espacio extra en la casa que permite organizar la ropa utilizando espacios muertos dentro de la vivienda, aprovechando al máximo todo el espacio.Normalmente ubicados en huecos entre vigas y paredes, son perfectos cuando el espacio en nuestra casa es reducido. Si no disponemos de uno en una de nuestras habitaciones, hay que pensar bien donde situarlo, lo mejor es entre dos paredes, y que haya suficiente espacio para todo lo necesario. Tenemos que tener en cuenta varios factores:
Ropa corta: las camisas precisan un hueco entre 60 y 75 cm. de altura y un espacio de 2 cm. para evitar posibles roces y arrugas
Prendas largas: los abrigos necesitan una zona libre entre 1,20 y 1’50 cm. de alto, y los pantalones un módulo de 90 cm.
Prendas largas: los abrigos necesitan una zona libre entre 1,20 y 1’50 cm. de alto, y los pantalones un módulo de 90 cm.
Jerséis y camisas: Lo mejor es guardarlos apilados en baldas extraíbles colocadas con una separación de unos 30 cm. de altura.
Complementos: Se deben situar en cajones o bandejas de 10 o 20 cm. de fondo.
Zapatos: En módulos con baldas de 35 a 40 cm. de alto y separados de la ropa.

Ejemplo de Armario empotrado

Para el interior de los armarios empotrados podemos encontrar infinidad de elementos que nos facilitan la organización interior de los mismos. Aquí hay algunos de ellos, los cuales os podrán servir de orientación, para una correcta organización del interior de los armarios.
En una distribución normal de un armario, en la que encontramos la mayoría de elementos que lo componen:
Cajones: sitúalos siempre en la zona baja del armario. Son imprescindibles para prendas pequeñas.
Baldas (extraíbles o fijas): Aprovechan muy bien el espacio y tienen la ventaja de que todo esta a la vista. Lo mejor es que sean extraíbles para permitir un fácil acceso a la parte posterior.
Separadores. Estos accesorios mantienen la ropa interior o los calcetines en orden dentro del cajón.
Barras: (Colgador de prendas fijo y móvil) Conviene disponer al menos de dos, una para prendas cortas y otra, mas pequeña, para la ropa mas larga.
Hormas verticales: Almacenan y protegen la forma original de los zapatos
Cajas: esta es una opción muy a considerar para meter accesorios que utilizas muy poco, como sombreros o pamelas, e incluso para meter las mantas o las colchas en verano. Pueden ir en los altillos de los armarios, lugares de más difícil acceso, que nos proporcionan un sitio extra para cosas que utilizamos menos

Es de suma importancia que cuando planteemos la distribución del armario tengamos en cuenta el tipo de puertas que cerrarán el armario. Por ejemplo si colocamos puertas fijas o puertas correderas estas no interferirán a la hora de extraer los cajones o baldas, así como que no partan una distribución por la mitad. Cuando abrimos la puerta tenemos que tener un acceso cómoda a su interior.
Para finalizar, decir que en definitiva somos nosotros los que debemos realizar la distribución de los elementos interiores de un armario empotrado. Aquí tienes algunos de los elementos que puedes incluir en un armario, el resto deberás sacarlo de tu propia imaginación.